Calendario
ASOREDES 2021

Salario mínimo 2021 que decretará el presidente Iván Duque, ¿de cuánto será?

Expectativa por un alza superior al 5 %. El mandatario dijo que tratará de buscar un equilibrio de aquí a fin de año. La cifra no podrá ser ni muy desproporcionada, ni tan baja, dijo en entrevista radial.

Es claro que tomar una decisión sobre la cifra de incremento en el salario mínimo para 2021 será la ‘papa caliente’ para el presidente Iván Duque en los días que faltan para concluir este complejo 2020.

La cifra que decida, para establecer en el decreto que se expedirá de manera unilateral, ante la inexistencia de un acuerdo en la mesa tripartita, tiene varias aristas.

De acuerdo con lo expresado en entrevista radial en Blu, el presidente Iván Duque dijo que se tomará el tiempo necesario para encontrar un equilibrio. De esa manera, conceptuó el mandatario, el aumento no podrá ser ni muy desproporcionado que lleve a destruir empleos, ni muy bajo, que conduzca a la pérdida de poder adquisitivo a los trabajadores.

En ese contexto, la cifra de incremento del salario mínimo para 2021 tendrá que ser una decisión salomónica. No solo porque cualquiera de los dos extremos que planteó Duque afectaría la meta de reactivación de la economía, sino porque una decisión equivocada sería de un alto costo político.

¿A quién complacer?

De hecho, Duque dijo que su Gobierno tiene autoridad moral sobre el tema salarial, ya que desde la administración del presidente Virgilio Barco este es “el Gobierno que más aumento real del salario mínimo ha tenido”.

Los números que puso en la palestra pública así lo confirman, señaló Duque: el año 2015, el aumento real fue del 0,9 %; en el año 2016, del 0,2 %; en el año 2017, del 1,2 %; en el año 2018, del 1,8 %; el primero que hizo nuestro Gobierno, 2,8 %, y el segundo, 2,2 %.

“Es decir, nosotros, sin haber anunciado, sin haber tomado la decisión de este año, ya estamos por el orden del 5 % de aumento real del salario mínimo”, explicó el presidente.

Debido a las implicaciones que representa para la economía el aumento del salario mínimo, Duque enfatizó en que hay que ser lo suficientemente cautelosos para que los trabajadores no pierdan poder adquisitivo y “porque estamos en un proceso de recuperación de mercado laboral, donde no podemos tener un aumento desproporcionado que afecte esa dinámica de creación de nuevos puestos de trabajo o que destruya empleo”.

Pero, definitivamente, la cifra sí estará muy alejada del 2 % que propusieron los empleadores y que luego subieron a 2,7 %. De igual manera, estará muy distante del 14,2 % que implica la petición de las centrales obreras para llegar a 1.000.000 de pesos como base, más 120.000 de auxilio de transporte.

Algunas voces de empresarios han sostenido que, si bien ha sido un año difícil, es más factible que se recuperen las empresas de manera rápida, a que lo hagan los colombianos si llegan a caer en la pobreza.

No es un año igual a los demás

Durante el proceso de negociación del salario mínimo son múltiples los conceptos que han salido a relucir. Analistas en temas laborales, trabajadores y hasta empresarios han expresado sus opiniones.

El consenso apunta a que este no es un año igual a los demás. En consecuencia, no es posible que se pongan por encima de la necesidad real de la economía y el empleo, las variables que hasta ahora, como era de esperarse, han dado negativas o muy bajas: productividad, crecimiento económico e inflación.

La presión sobre el mandatario de los colombianos para que decrete el alza ha sido que la cifra no sea superior al 3,5 %. Dicho número convendría a los empleadores, en teoría, pese a que un incremento como ese daría mucho de qué hablar en una coyuntura en la que, hasta al mismo sector productivo le convendría que los trabajadores lograran tener más recursos en el bolsillo para activar el consumo.

Lo cierto es que el tema del incremento en el salario mínimo, en 2021, es un tema crucial para la administración Duque, pues tiene una honda repercusión económica y política, sin contar con que se puede convertir en un activador de la protesta social en el próximo año.