Las cinco cámaras de comercio que operan en Antioquia elaboraron una radiografía que permite tener la caracterización actual y detallada, así como el perfil empresarial de este departamento, considerado como una de las principales plataformas productivas del país.

“Si bien existe una importante base empresarial en Antioquia, está lejos de contar con indicadores y características óptimas que faciliten la aceleración del crecimiento y desarrollo de la región”, advierte la investigación Retos empresariales para las subregiones de Antioquia, publicada en la Revista Antioqueña de Economía y Desarrollo (Raed), en noviembre.

El texto recomienda que para tener una base empresarial fortalecida, creciente y sostenible, se requerirán intervenciones integrales en aspectos como el desarrollo de infraestructura en las regiones, mejorar la educación y empoderar a las empresas en las nuevas tecnologías.

De acuerdo con la información de la Confederación Colombiana de Cámaras de Comercio (Confecámaras), el año pasado se contabilizaron 1,5 millones de empresas en el territorio nacional, de las cuales 192.572 estaban ubicadas en Antioquia, es decir un 13,1 %.

Con una población de 5,9 millones de habitantes, el departamento posee una densidad empresarial de 29,12 empresas por cada 1.000 habitantes. Este indicador para Bogotá es de 48,7, es decir, 1,6 veces más que la densidad registrada en Antioquia y superior, a su vez, a la registrada en Medellín, que para 2017 fue de 39 empresas por cada 1.000 habitantes. Para la Cámara de Comercio de Medellín, la ciudad debería elevar este indicador y llevarlo a 50 como ocurre en regiones de España o Bélgica (ver módulos).

Las Pequeñas empresas del comercio

El reporte explica que la tendencia nacional en cuanto a tamaño de empresas está marcada por una alta concentración de las micro y pequeñas empresas como base de la estructura, y Antioquia no es la excepción.

Los activos de las 192.572 empresas paisas suman 709 billones de pesos; sin embargo, la distribución por tamaño entre número de empresas y activos no guarda correspondencia, puesto que el 90 % de las unidades empresariales son micro y el 7,3 % pequeñas, pero la mayor parte de los activos está en las grandes empresas con cerca del 92 % (ver Glosario).

Otro de los hallazgos tiene que ver con la concentración de las microempresas en actividades de comercio al por menor y en servicios personales de bajo valor agregado.

El comercio concentra más de 73.500 empresas, y por su parte, los servicios de hospedaje y comida participan con el 12 % de la base empresarial.

Se destaca el comercio de alimentos y bebidas, que concentra más de 10.000 empresas, equivalentes al 18 % de la base empresarial, y, en segundo lugar, se encuentra el comercio al por menor de prendas de vestir con 9,6 %.

Las actividades relacionadas con el mantenimiento de vehículos, comercio de productos cárnicos, computadores, así como libros y periódicos, representan de forma conjunta menos del 15 % de las empresas de comercio.

La naturaleza jurídica y la concentración

Por tipo de sociedad, el estudio de la Raed señala que las personas naturales representan el 66,3 % de las empresas antioqueñas. “Las empresas bajo este tipo de naturaleza jurídica concentran activos por valor de 3,2 billones de pesos; mientras que el 33,7 %, correspondiente a personas jurídicas (sociedades), registra activos por 706 billones”.

Jaime Echeverri, vicepresidente de Planeación y Desarrollo de la Cámara de Comercio de Medellín, reconoce que es alto el porcentaje de personas naturales que intentan formar una empresa, por lo que la informalidad puede alcanzar las 200.000.

“Esa informalidad societaria significa mucho en términos de estabilidad social y generación de ingresos para las familias antioqueñas, pero detrás de esto hay fenómenos negativos como los bajos niveles de calidad de vida y la falta de oportunidades. El gran reto es mejorar esas condiciones”, expresa.

También es llamativa la aglutinación de las unidades productivas en Medellín y el Valle de Aburrá. Es así como el área metropolitana agrupa más del 70 % de las empresas del departamento, al igual que el 75 % de los activos.

Le siguen Oriente y Urabá, con 9,1 % y 5,1 % de la base empresarial de Antioquia, respectivamente, aunque su participación en los activos no supera el 2 % de todo el departamento. El resto de las subregiones aportan menos de un 15 % del total.

“Lo importante sería que las capacidades de las grandes empresas pudieran conectarse a encadenamientos, o con programas de proveedores u otros mecanismos para que les dieran un impulso a las medianas y pequeñas. Ese es otro desafío, que puede irse resolviendo en el largo plazo”, agrega Echeverri.

¿Cuánto duran las empresas en Medellín?

Al analizar el perfil de las empresas matriculadas en la Cámara de Comercio de Medellín para Antioquia, cuya jurisdicción se extiende a 69 municipios, se encuentra que de las 24.000 empresas que en promedio se crean cada año, 99 % son microempresas.

“En contraste con esto, la microempresa registra bajas tasas de permanencia: según un estudio realizado por la Cámara, de las empresas constituidas entre el 2005 y el 2016, al final del segundo permanecían activas el 56,59 % de las microempresas”, se lee en el reporte.

Esta coyuntura se explica por las mayores dificultades de este grupo para obtener financiación y atraer inversionistas, generar una cartera inicial de clientes, lograr contratar personal adecuado y, en general, superar obstáculos que dificultan el inicio de una actividad empresarial.

La “foto” empresarial de Antioquia queda actualizada, las necesidades para impulsar su desarrollo y crecimiento están identificadas. Es labor de las Cámaras seguir facilitando el desarrollo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here