Las más de 7 horas de reunión entre autoridades civiles, militares y policiales de Chocó y Antioquia, junto con Migración Colombia y la Cancillería, terminaron sin una solución clara para la crisis de migrantes, generada hace 16 días, luego de que los lancheros prohibieran el paso de extranjeros entre Turbo, Necoclí y Capurganá.

Lilia Isabel Córdoba, alcaldesa de Acandí, Chocó —municipio al que pertenece Capurganá—, aseguró que la comunidad exigió una ruta de atención para los migrantes y que, al no obtenerla, acordó mantener cerrado el paso.

Eso quiere decir, aclaró, que desde hoy no se permitirá la llegada de botes con migrantes y que la orden no proviene de la Alcaldía. “Nosotros no podemos impedir el paso de migrantes, la decisión es de la comunidad, y como institución la respetamos, porque tampoco podemos pasar por encima del pueblo”, dijo.

Paso provisional

La orden de no llevar a migrantes cubanos, africanos o haitianos —que en su mayoría llegan desde Ipiales buscando pasar a Panamá— la lideró un grupo de mujeres que pidió intervención del Gobierno Nacional, ante los peligros a los que se someten sus seres queridos, pues según ellas trabajan guiando migrantes porque no tienen más opciones.

“Son madres que no quieren poner más muertos ni presos en la problemática de migrantes”, explicó el sacerdote de Capurganá, Aurelio Moncada, quien confirmó que en la última semana uno de estos muchachos fue asesinado.

Ayer, la comunidad decidió hacer una excepción: “Los migrantes pueden ser transportados hasta Capurganá a fin de realizar su trámite en Migración, y hacer su ingreso legal a la República de Panamá”, dijo Emigdio Pertuza Buendía, representante legal de la autoridad étnica Cocoma Norte.

El permiso solo tenía vigencia de un día y, según la alcaldesa Córdoba, 1.023 personas lograron abordar las lanchas. “Muchos siguieron hacia Sapzurro o tomaron directamente el camino hacia el Tapón del Darién”, explicó la alcaldesa Córdoba.

EL COLOMBIANO buscó a la Cancillería para obtener un reporte oficial de la situación, pero no obtuvo respuesta. Uno de los representantes de la entidad presente en la reunión aseguró que la solución que pide la comunidad requiere un tratado binacional que debe ser discutido por los presidentes de Colombia y Panamá.

¿Crisis humanitaria?

Luis Pérez Gutiérrez, gobernador de Antioquia, manifestó su preocupación por la situación. “En Necoclí tenemos más de 1.000 personas deambulando y eso trastorna la municipalidad y genera un caos, además porque hay intermediarios que le meten ilegalidad al problema”, dijo.

Pérez anunció que buscará realizar un consejo de seguridad con las autoridades de Chocó para evitar una crisis humanitaria .

CONTEXTO DE LA NOTICIA

Aunque el pasado viernes la Cancillería aprobó una Estrategia Nacional para la Lucha contra el Tráfico de Migrantes, los más de 50 asistentes a la reunión en Capurganá pidieron que haya celeridad en la implementación de acciones que permitan el paso de los migrantes en condiciones humanitarias, hasta Panamá. “Muchos llegan en lancha, sin dinero, se internan en la selva y no hay garantías de que lleguen vivos a Puerto Obaldía, porque si se van por el Tapón del Darién se pueden demorar entre 10 y 15 días caminando, según el estado en que estén”, dijo uno de los líderes durante la reunión.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here