Apesar de una advertencia de la Fiscalía, en el sentido de que podría estar en riesgo la seguridad del presidente Duque si asistía al encuentro prometido por el mandatario con los indígenas del Cauca, Duque no se alarmó y fue.

Pero los dirigentes indígenas ni entendieron ni aceptaron la obvia exigencia del presidente, en el sentido de que la reunión se celebrara en un lugar que tuviera suficientes medidas que garantizaran su seguridad. Duque cumplió su palabra, sin importar la advertencia, y estuvo presente en Caldono, en un lugar, claro, blindado contra cualquier riesgo.

Los líderes indígenas no aceptaron ir a ese lugar e insistieron en que el presidente tenía que ir al parque de Caldono, al aire libre y expuesto a cualquier locura; por supuesto, Duque no lo hizo, y con toda razón. Los invitó a la casa lúdica de Caldono y los indígenas no lograron ponerse de acuerdo para escoger su delegación… y se frustró la reunión.

A los líderes indígenas habría que decirles que bueno es culantro, ¡pero no tanto!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here